Pablo Juliá, el fotógrafo de la Andalucía posterior a Franco

El dictador Francisco Franco estaba a punto de morir y el Partido Socialista Obrero Español se empezaba a postular como uno de los partidos políticos con más opciones de jugar un papel importante e incluso de poder llegar al gobierno de España. Los principales motores de aquel PSOE, que aún no había sido devorado por la corrupción y la ausencia de una ideología de izquierdas, eran personas con inquietudes que vivían en Andalucía. Alfonso Guerra, Felipe González, Manuel Chaves o Amparo Rubiales eran algunos de los nombres más conspicuos de aquel grupo de amigos y conocidos de corte ideológico antifranquista que tiempo después acabaría tomando el poder en Andalucía y en el propio Estado.

Un testigo privilegiado de aquellos años de juventud de los socialistas que hoy ya empiezan a envejecer fue el objetivo de Pablo Juliá, persona cercana al núcleo duro de lo que posteriormente sería el PSOE de la democracia. El talento de Juliá le ha valido instantáneas que ya han quedado para el recuerdo. Conocidos dirigentes socialistas fueron captados por su cámara amiga en diferentes contextos.

De Pablo Juliá es por ejemplo la fotografía que sirvió como portada para el disco de Silvio y Sacramento ‘Fantasía occidental, donde el rockero sevillano Silvio Fernández aparece en un balcón ante toda una multitud. Aquella foto pertenece al álbum que Juliá realizó durante una gira de políticos y artistas para pedir que Andalucía pudiera gozar de una propia Autonomía.

Rafael Escudero, José Rodríguez de la Borbolla o Manuel Fraga fueron otros de los políticos conocidos fotografiados por Juliá, quien trabajó para todo tipo de periódicos, destacando su colaboración con El País. Leyendas de la vida pública y artística de Andalucía, como el cantaor Camarón de la Isla o el futbolista Jorge ‘Mágico’ González, también fueron magistralmente inmortalizadas por Pablo Juliá, quien desde 2007 era Director del Centro Andaluz de Fotografía, cargo que hace unos días abandonó.