Conceptos básicos para manejar una cámara de fotos, que no te suene a chino

Nos hemos comprado una cámara de fotos, nos han dicho que está bien para lo que queremos, pero hay un montón de conceptos, realmente “palabrejas” que no sabemos a qué se refieren ni para qué sirven. Para que cerrajero Torrente no se pierda, ni tú te vuelvas loco, aquí tiene un pequeño diccionario. Tal vez no llegues a manejar con soltura ninguna de estas funciones o elementos, pero al menos ya sabrás para qué sirven.

  • Apertura: un concepto que hay que tener muy claro, su representación es un sencilla f. Cuanto más bajo sea su número más luz deja pasar el objetivo. En otras palabras imprescindible para tomas fotografías con poca luz.
  • Sensor: justo al contrario, cuanto más grande sea el sensor, mejor.
  • ISO: es la sensibilidad de la cámara en condiciones de luz escasa. Traducido: si el ISO es grande se pueden hacer fotos con menos luz. Pero como no todo puede ser tan bueno, el problema es que las fotos saldrán con “arenilla”, con poca definición.
  • Estabilizador: fácil imaginar para qué sirve. Si no quieres que las fotos tengan vida propia y salgan movidas si tienes mal pulso o no usas trípode, si las condiciones de luz no son buenas o tiras mucho de zoom, el estabilizador es imprescindible.
  • RAW: es el formato que usan algunas cámaras de fotos para guardar y almacenar las fotografías. No es lo mismo que el formato JPG, aunque hay cámaras que permiten hacerlo en los dos formatos.

Y, por supuesto, no hay que olvidar los mm, ese número que aparece en el objetivo de todas las cámaras y que se refieren a la distancia focal. Cuando aparecen dos cifras, por ejemplo 18-45, quiere decir que el cámara tiene zoom, cuanto más alto sea el segundo, más potente será el zoom.

Son cuestiones básicas de cualquier cámara pero que no siempre se entienden. A veces no es necesario, por ejemplo en el caso de las cámaras compactas, pero siempre vienen bien tener estos conocimientos básicos.