Accesorios imprescindibles para hacer fotos increíbles

Es algo que suele pasar: compramos una cámara réflex y creemos que ya está todo hecho. Pero al empezar a hacer nuestros pinitos como fotógrafos nos damos cuenta de que la cámara no lo es todo ¿Qué nos hace falta? Vamos a ver algunos de los accesorios con los que siempre hay que contar.

  1. Baterías extra: parece obvio, pero las baterías no son eternas, se nos puede olvidar cargarla o no tenemos tiempo para ello. Para que la oportunidad de hacer la foto de nuestra vida no se nos escape hay que contar con llevar, al menos, una batería extra. Cargada, por supuesto.
  2. Tarjetas de memoria: el motivo es el mismo que en el caso de las baterías, pura precaución.
  3. Flash y deflector: el flash incorporado a la cámara está bien, pero es fácil que no tenga potencia para resolver situaciones complicadas en lo que a luz se refiere. Por eso es aconsejable disponer de uno externo. Y también de un deflector que haga que la luz del disparo no se concentre solo al frente, sino que se dirija hacia los lados.
  4. Filtros: son necesarios para proteger los objetivos (neutros) o para mejorar los contrastes en el caso de fotografías exteriores (polarizados) y evitar reflejos.
  5. Trípode: queremos hacer una foto fantástica, pero si el flash no es suficientemente potente o no queremos usarlo, no queda más remedio que usar trípode. La cámara ajustará la velocidad de obturación y cualquier leve movimiento hará que la foto salga movida. Si no hay un buen apoyo, mejor usar trípode.
  6. Disparador remoto: si vamos a usar trípode lo mejor es no accionar la cámara manualmente, ya que es fácil moverla. En ese caso se necesita un disparador remoto. También es útil si por cualquier motivo tienes que alejarte de la cámara.
  7. Objetivos: cada foto tiene un objetivo adecuado. Tal vez al principio no sea necesario disponer de un ojo de pez o un macro, pero con el tiempo y la experiencia se hará necesario.